¿Alguna vez te has perdido en el monte? ¿has dejado atrás una senda y luego no has sabido encontrarla? 

Musgo norte

Perderse durante una caminata al aire libre es algo más habitual de lo que parece. En la mayoría de los casos nos extraviamos porque decidimos avanzar campo a través y abandonamos la senda conocida. Si lo que te gusta es salir a la montaña y realizar rutas a pie por los parajes de tu provincia, necesitas aprender a orientarte en el medio natural. 

Estudia el terreno y consulta algún mapa

Para que una ruta salga bien es necesario que planifiquemos con antelación qué queremos hacer y dónde queremos llegar. Nuestro consejo es que consultes las características del lugar por el que realizarás el trayecto. Identifica cuáles son sus condiciones, es decir, si tiene desnivel, si está señalizado, si dispone de áreas de recreo, etc.

Una vez conozcas las catacterísticas del medio elegido, te toca decidir cuántos kilómetros quieres caminar y cuánto tiempo te va a llevar recorrerlos.

Tipos de senderos y sus señalizaciones

Nuestro consejo es que escojas aquellos senderos que están homologados. Todos los senderos homologados se rigen por una normativa europea de códigos de colores. Si el itinerario sigue la norma, vamos a encontrar señales que combinan dos franjas paralelas de colores. Una franja superior blanca y otra inferior que puede ser roja, amarilla, verde o azul. Estas marcas aparecen en troncos y piedras del camino o en estacas de madera colocadas a lo largo del sendero.

El color rojo de la franja inferior identifica senderos de gran recorido (GR). La franja inferior de color verde se utiliza para señalar rutas locales (SL). También están los circuitos que se identifican con una franja inferior amarilla, estos se caracterizan por ser senderos de pequeño recorrido (SPR). Otro tipo de sendas son las que se identifican con una franja inferior azul. En estos casos se trata de caminos homologadas para rutas a caballo, bicicletas de montaña, quads y todoterrenos. 

Marca puntos de referencia en el mapa

Una vez estudiado el terreno y las condicines de la ruta, fijamos en el plano un punto de partida y un punto final del itinerario que nos sirvan de referencias. Es importante que escojamos hitos significativos como parajes naturales emblemáticos o construcciones arquitectónicas como ermitas o fuentes. Evita el uso de puntos de referencia que no aparezcan señalizados en el mapa, te complicarán el itinerario y entorpecerán tu orientación.  

Trucos para aprender a orientarse en la naturaleza

A continuación te proponemos que observes los elementos naturales para reconocer cuál es tu posición cardinal en el mapa. Además de la brújula y la localización GPS, podemos recurrir al sol, al musgo de las rocas, a las hojas de los árboles e incluso a las estrellas. 

La técnica de la sombra proyectada

Norte Sombra

Esta técnica está basada en el hecho de que el sol sale por el Este y se pone por el Oeste. Improvisa una reloj de sol con un palo largo y puntiagudo y clávalo en la tierra. Es aconsejable que el terreno escogido no tenga imperfecciones. Observarás que el palo proyecta su sombra sobre el suelo. Dependiendo de la hora del día en que lo hagas y la época del año, la sombra proyectada marcará una orientación desde el comienzo del día hasta el ocaso W-WNW-NW-NNW-N-NNE-NE-ENE-E.

Utilizar la orientación del musgo como brújula

En Europa, situada en el hemisferio norte del planeta, la trayectoria que el Sol realiza con respecto a la Tierra está inclinada hacia el sur. Esto hace que nuestros bosques tengan una zona de umbría resultado de la trayectoria solar. Es importante que recuerdes que el musgo crece en el lado norte de los árboles. Te servirá de brújula improvisada en casos de emergencia.

Si te pierdes busca agua 

En el peor de los casos, si te pierdes busca el cauce de un río y síguelo. Encontrarás alguna senda durante el recorrido. De ahí viene el dicho de "perdidos al río". Otro truco es recordar el sentido en el que hemos empezado la marcha, es decir, si hemos salido caminando hacia el sur, la vuelta la debemos realizar en dirección al norte. Y ante todo, lo más aconsejable, es que uses siempre el sentido común y no te excedas durante la excursión asumiendo riesgos innesarios. 

Si te has quedado con ganas de poner en práctica estos conocimientos puedes realizar un curso de orientación en los parajes de Les Rodanes y sus alrededores. 

0
0
0
s2smodern