¿Has soñado alguna vez que volabas? Transforma esta fantasía en una experiencia real. 

Paratrike 2Desde el primer vuelo documentado de la historia (Wright, 1903) hasta el vuelo en paratrike, han sido muchos los intrépidos interesados en recrear el vuelo de los pájaros. Gracias a estos visionarios, hoy cualquiera puede volar libremente y consquistar el cielo con total seguridad. 

A lo largo del siglo XX hemos avanzado mucho en la ciencia de la aviación y hemos visto cómo surgían nuevas formas de vuelo y artilugios que nos permitían planear siguiendo las corrientes aéreas como hacen las aves.

Antes de elegir la modalidad del vuelo que quieres practicar es importante que sepas diferenciar entre el vuelo a motor y el vuelo libre o sin motor. Ten en cuenta que ninguno de ellos se puede equiparar a un vuelo tradicional con una compañía aérea.

La terminología de los deportes de aventura es confusa para los no aficionados. Es por esto que, en este artículo, vamos a destacar cuáles son las principales diferencias entre el ala delta, el parapente, el paramotor y el paratrike. 

Vuelos sin motor 

¿Es lo mismo volar con ala delta que con parapente? Aunque son modalidades de vuelo distintas sí comparten las mismas características. Ambos aparatos se fundamentan en el manejo de una vela flexible y la ausencia de un motor de inyección que los propulse. Dicho de otra forma, ambas son aeronaves de ala fija capacez de sustentarse por sus propios medios. También se les conoce con el término de aerodinos.

En un vuelo en ala delta el piloto se sirve de un mecanismo compuesto por una vela de tela que va sujeta a una estructura metálica. Debajo de esta vela y sobre la escrutura de metal se coloca el piloto, que planea manejando las corrientes de aire. Con el ala delta el despegue puede realizarse desde una ladera o en llano. Además permite alargar las horas de vuelo tanto como el piloto aguante. 

Otro instrumento utilizado para los vuelos sin motor es el parapente. Este término proviene del acrónimo compuesto por dos palabras francesas, nos referimos a los vocablos de parachute (paracaidas) y pente (pendiente). El origen del parapente se lo debemos a aquellos montañeros que, apasionados por coronar los picos más altos del mundo, idearon una forma para descender de las montañas volando. De ahí surge esta modalidad de vuelo. En el parapente la vela también es flexible y su tamañao dependerá de la cantidad de personas a bordo (uno o dos participantes como máximo). Durante el descenso la vela se llena de aire y forma una cámara aérea con suficiente fuerza como para sustentar el parapente.

Vuelos con motor

Los aparatos que se utilizan para realizar vuelos a motor han evolucionado a partir de los usos que los pilotos hacían del parapente. La gracia está en cómo surgen estos artilugios. Hubo algún inventor aficionado al parapente que quiso practicar el despegue a pie de tierra en lugar de tirarse desde una montaña. Así surge el paramotor.

Paratrike 2

El paramotor está compuesto por un motor de hélice colocado en la espalda del piloto además del propio parapente. Este artilugio no es otra cosa que un parapente motorizado. En el paramotor la velocidad se consigue gracias al viento generado en la carrera inicial que realiza el piloto por un terreno llano. A esta fuerza se le suma la velocidad de la aceleración del motor. También hay que tener en cuenta el tipo de vela. Normalmente puede usarse la misma vela que se usa en el vuelo libre con parapente aunque también se fabrican velas especiales para el vuelo motorizado.

Desde que alguién le añadió al parapente un motor de hélice, pasaron unos años hasta que algún aficionado, cansado de correr por las laderas para poder despegar, se las ingenío para colocarle a la hélice un carrito con ruedas. Así surge el vuelo en paratrike

El carrito del paratrike puede tener de dos a cuatro ruedas. En nuestro caso, hemos diseñado una estructura metálica a medida con tres ruedas que sustenta el motor de hélice. Con este invento se ha conseguido un mayor control tanto en el despegue como en el aterrizaje. Además, la estructura dispone de dos asientos (uno detrás del otro), lo que nos permite realizar vuelos con un acompañante extra.

¿En qué consiste un vuelo en paratrike?

Se trata de una experiencia única que nos permitirá disfrutar de los paisajes aéreos más bonitos de Valencia. Tras el despegue entre campos de naranjos, el paratrike comienza a subir hasta alcanzar los 1.000 metros de altura. Desde esta posición vislumbraremos los cultivos, las playas y las montañas que hay en cada término municipal de Valencia. Esta aventura tiene una duración aproximada de media hora. A la hora de realizar el vuelo puedes elegir entre dos destinos diferentes: sobrevolar el Garbí y la Mola de Segart o bien dirigirte a Massafassar para rozar las olas y los espigones de las playas. El punto de aterrizaje es el mismo desde el que despegamos. Se trata de una experiencia trascendente que recordarás toda tu vida. No todos los días puedes volar y contemplar los 360º del horizonte a vista de pájaro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern