¿En relación tienen el tribunal de las aguas, las comunidades de regantes, las ocho acequias madre de la vega de Valencia y el río Turia? 

Cauce Turia 5

Desde tiempo inmemorial Valencia ha sido y es tierra de agricultores. Una evidencia de este hecho es que el subsuelo de la ciudad esconde una red de acequias que se remonta a época romana y que posteriormente fue adaptada por los árabes para repartir el agua del río Turia. Estos canales se consolidaron durante el tiempo y todavía conservan sus rasgos primigenios, a pesar de la modernización del sistema de irrigación. 

De ahí que en la Plaza de la Reina nos encontremos una fuente en la que están representadas las acequias de Valencia. Este monumento hace referencia al río Turia antes de la riada del 1957, cuando todavía funcionaba el sistema que los árabes perfeccionaron con la ayuda del Tribunal de aguas y las comunidades de regantes de la huerta valenciana. 

La Fuente de las Ocho acequias del Turia

En el centro de la fuente vemos un hombre que lleva un cuerno lleno de frutas. Este personaje simboliza al río Turia y la abundancia que sus aguas han traído a Valencia. Alrededor de esta figura, ocho jóvenes danzantes con tocado de labradora valenciana vierten sus cántaros de agua, con lo que destacan la importancia de las acequias del Turia. Si nos fijamos bien veremos que, debajo de cada joven están grabados los nombres de las acequias de Benager, Faitanar, Rovella, Favara, Quart, Tormos, Rascanya, Mislata y Mestalla. 

El detalle oculto de esta obra es que, entre las danzantes, faltaría una mujer que represente a la acequia de Oro, la última construida en el siglo XIX y única que no es de origen árabe. Ello se debe a que, tras la riada del 57, se ejecutó el Plan Sur, que desecó el cauce tradicional del río a la altura de Quart de Poblet para desviarlo hacia un nuevo cauce. 

azud repartiment vlcadv

La riada del 57, el Plan Sur y el desvío del Turia 

Desde entonces, algunos canales que atraviesan Valencia han quedado en desuso y coexisten con el nuevo sistema hidráulico construido a partir del Plan Sur. Este proyecto incluía la desecación del Turia a su paso por la capital y la construcción de La Cassola de Quart de Poblet.

La Cassola es un azud de edificación moderna que reparte el agua de las acequias-madre, incluida la acequia d’Or, a través de unos brazos compuestos por un sistema de lenguas, partidores y rolls que permiten la gestión eficaz del agua. 

El origen del Tribunal de las Aguas y de las comunidades de regantes 

El Tribunal de las Aguas es la institución jurídica más antigua de Europa. La definen tres rasgos muy concretos: su oralidad, los gastos mínimos de su mantenimiento y la rapidez con la que se resuelven los pleitos.

Las bases de este organismo se establecieron bajo el califato de Córdoba, periedo durante el cuál se importando las formas y funciones de su tribunal del agua para que en nuestras tierras se resolviese de forma autónoma los litigios e infracciones cometidos por los agricultores usuarios de la red hidráulica de Balansiya. 

Durante la Taifa de Balansiya, las comunidades de regantes musulmanas del estado islámico instalado en estas tierras asumieron la regulación, adaptación y el mantenimiento de las acequias de la huerta valenciana aceptando el sometimiento de las comunidades de regantes a un tribunal específico para la gestión del agua que conocemos como el Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia.

Este tribunal acude cada jueves a la Puerta de los Apóstoles de la Catedral para resolver infracciones y denuncias que se hayan dado entre agricultores. Lo que no sabemos es por qué se acude en jueves y por qué se celebra en el exterior de la catedral valenciana. Pues bien, esto tiene sentido una vez reconocemos el origen árabe de este modelo jurídico de justicia. Se celebra en jueves porque es un día de culto para los musulmanes de Balasiya y se celebra en el exterior de la Catedral porque los musulmanes tienen vetada la entreda al templo cristiano.

Como dicta la tradición, el tribunal se compone de ocho síndics, ocho vocales y un afanador o guarda. Todos son elegidos entre hombres de la huerta valenciana que trabajan en activo sus tierras y utilizan para el riego las ocho acequias de la Vega de Valencia. Cada acequia madre tiene su propia comunidad de regantes y de cada comunidad de regentes en particular saldrán elegidos los miembros que compongan el Tribunal de las Aguas. Dependiendo de lo que dicte este órgano jurídico, los agricultores organizarán los turnos de riego de las huertas de una forma equitativa y atendiendo la demanda de todas las comunidades de regantes. 

Si el Tribunal de las Aguas es el brazo legislativo encargado de solventar los litigios y malos usos relacionados con el agua del Turia, las comunidades de regantes son el brazo administrativo encargado de gestionar, administrar justicia, regular y hacer cumplir los turnos de irrigación de nuestra huerta desde el siglo IX hasta nuestros días.

0
0
0
s2smodern